01/01/202031/12/2023

Diálogos con Picasso

Colección 2020-2023

Jacqueline sentada [detalle]. París, 8 octubre 1954. Museo Picasso Málaga. Donación de Christine Ruiz-Picasso. MPM1.9

Reavivando periódicamente y revisando así su colección, el Museo Picasso Málaga prosigue de alguna manera los pasos de Pablo Picasso, quien no cesó de innovar su propio arte a lo largo de toda su vida. Mediante un recorrido temático y cronológico, la nueva narración expositiva en el Palacio de Buenavista permite al visitante obtener un conocimiento más profundo de la trayectoria artística de Picasso, agrupando su obra de manera que posibilite la comprensión de sus procesos de trabajo. En la sexta transformación que se realiza en las salas del Palacio de Buenavista desde que el museo abriera sus puertas en el año 2003, se muestran hasta 2023 un total de ciento veinte obras, resultado de la negociación que ratifica el compromiso de la Consejería de Cultura y Patrimonio de la Junta de Andalucía con la Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso para el Arte (FABA), que se ha renovado con un total de 162 obras de Picasso que vienen a sumarse durante este tiempo a las 233 de la colección propia de la pinacoteca.

La nueva distribución que luce el museo desde el 1 de junio de 2020 debe su particularidad a una innovadora disposición escenográfica en los espacios museísticos. Se trata de 44 pinturas, 49 dibujos, 40 obras gráficas, 10 esculturas, 17 cerámicas, 1 tapiz y 1 plancha de linóleo. Así, entre las 233 obras propias del Museo Picasso Málaga y estas 162 de la Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso para el Arte (FABA), la colección cuenta con casi cuatrocientas obras de Pablo Picasso fechadas entre 1894 y 1972, de las cuales 120 se exponen en el Palacio de Buenavista. Las obras expuestas conforman una narración expositiva que comienza por los años de formación y transcurre por los momentos más representativos de la trayectoria del artista.

Con motivo de esta nueva presentación de la obra de Picasso, Pepe Karmel, el comisario asociado que ha conceptualizado la colección, expresa así su punto de vista: “El desafío al mostrar el trabajo de Pablo Picasso es hacer justicia a su asombrosa diversidad al mismo tiempo que demuestra la unidad y coherencia de su trabajo. En pocos años, Picasso viajó desde el drama y la ternura de los Períodos Azul y Rosa hasta el experimento cerebral del cubismo. Después de la Primera Guerra Mundial, inventó una nueva forma moderna de clasicismo. En las décadas de 1920 y 1930, iba y venía entre el cubismo, el clasicismo y el surrealismo. Después de la Segunda Guerra Mundial, inventó nuevos estilos para los cuales los historiadores del arte aún no han encontrado nombres. Es mejor conocido como pintor, pero también fue el mayor escultor del siglo XX. Y el mejor grabador”. Para ayudar al visitante a conocer a Picasso, ha ideado mostrar su trabajo “en pequeños grupos de imágenes y esculturas relacionadas. Cada grupo se enfoca en un tema tradicional como el cuerpo humano, el retrato o la naturaleza muerta. Una sala es un bestiario, con pinturas y esculturas de toros, pájaros y gatos. También hay una rica selección de sus dibujos narrativos, algunos ilustrando la comedia lúcida de Aristófanes, Lisístrata, otros relatando el mito del Minotauro”.

El nuevo recorrido se inicia en la planta baja, introduciendo al visitante en la figura del artista mediante fotografías y textos biográficos, para a continuación abordar una serie de Damas y caballeros con retratos del año 1894 hasta el 1906, y otra acerca de Cubismo: cuerpos con obras de 1906 a 1914. A continuación, Cubismo: bodegones con trabajos de 1911 a 1922, se muestra en la misma sala que la sección Clasicismo moderno, de 1922 a 1923. Continúa el recorrido por Modelos, bañistas y mujeres desafiantes, con trabajos de 1927 a 1933. En la planta superior de la pinacoteca, la exposición continúa con la sección Metamorfosis y abstracción, del periodo de 1927 a 1932 y a través de El minotauro y otros monstruos, con una selección de obras de 1928 a 1938, así como con Miradas implacables, con retratos realizados entre 1934 y 1939. La anatomía del terror, con obra de 1936 a 1948, y Rostros de guerra y paz, con trabajos de los años 1944 a 1950, contienen obra de un periodo convulso. Se accede a continuación a Bestiario, con representaciones de animales realizadas entre 1941 y 1960, y a Paisajes carnales de 1944 a 1971. Con un Picasso ya instalado en el sur de Francia, Regreso al mediterráneo aúna obra de 1948 a 1960, para dar paso a la sala Miradas familiares, con retratos realizados de 1962 a 1965, antes de finalizar en El niño sabio, con obras de 1970 a 1972, justo un año antes de su fallecimiento.

Obras comentadas

Multimedia

La exposición

Sala II

Sala III

Sala VIII

Sala XI

¿Quieres explorar la colección?

Explora la colección

Universo Picasso