Main content

Andy Warhol

Silla eléctrica grande, 1967-68

Tinta serigráfica y acrílico sobre lienzo, 137 x 188 cm

Colección particular/Museum Dhondt-Dhaenens, Deurle (Bélgica)

© Colección particular. Museum Dhont Dhaenens, Deurle, Bélgica. Foto: Vincent Everarts

© The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc./VEGAP, Málaga, 2018

Leer Transcripción

La serigrafía sobre lienzo titulada Big Electric Chair recoge uno de los temas que interesaron a Warhol a partir de 1963. Los especialistas creen que su curiosidad en torno a este motivo luctuoso pudo iniciarse con la decisión del estado de Nueva York, donde residía el artista, de dejar de utilizar este instrumento para ejecutar sentencias de muerte. Warhol comenzó a representar sillas eléctricas dentro de la serie Disaster, un conjunto de obras que se centraban en la apropiación de imágenes de periódicos, de fotografías policiales, de accidentes de circulación y de choques raciales, entre otros materiales presentes en la esfera pública. Warhol se basó en este caso en una fotografía publicada en el diario Daily News en 1953, que mostraba la silla del penal de Sing Sing, en el estado de Nueva York, donde habían sido ejecutados los reos de muerte Julius y Ethel Rosenberg, acusados de espionaje atómico.

La afirmación de Warhol es una forma irónica de distanciarse  del duro contenido de la obra, relacionado con la tema de la muerte y el castigo asuntos que le interesaban profundamente.

Cuando un entrevistador preguntó a Warhol si pensaba que alguien querría colgar en una pared de un piso lujoso una silla eléctrica, el artista contestó precisamente haciendo referencia a este elemento cromático:

Voz masculina (Warhol): Os sorprendería la cantidad de gente que quiere colgar una silla eléctrica en su sala de estar, sobre todo si el color de fondo hace juego con las cortinas.