Main content

Alexander Calder (1898-1976)

Sabot

1963
Chapa de metal, pernos y pintura, 
370,8 × 336,6 × 196,9 cm
Calder Foundation, New York
© 2019 Calder Foundation, New York/VEGAP, Madrid

 

Leer Transcripción

 

Sus grandes stabiles son como los contrafuertes de una catedral. Estas piezas realmente toman posesión de los sitios para los que están concebidos. Son monumentales desde el principio, en contraste con tantos intentos recientes de otros escultores que no son más que ampliaciones de objetos pequeños. 

 

Estas palabras son del arquitecto Josep Lluís Sert quién, junto con Luis Lacasa, diseñó el Pabellón de la República Española en la Exposición Internacional de París de 1937 en la que Calder expuso su Fuente de Mercurio.

 

El término stabile fue acuñado por el artista Hans Arp para referirse a las piezas inmóviles de Calder que exigen el movimiento físico del espectador para contemplarlas en su totalidad. Mientras que el término stabile era designado, en un principio, sólo a unos pocos objetos abstractos de Calder en 1931, tales como Croisière, se usó también para designar a las grandes esculturas hechas de platos de aluminio cortados y atornillados, tales como Sabot.

 

En 1962, mientras vivía en Saché, Calder comenzó a trabajar con herrajes industriales a escala real en la ciudad de Tours para ayudar en la fabricación de su monumentales esculturas a mayor escala. Ahí es donde creó Sabot, una obra que supera los 4 metros, y cuya presencia cambiante se mantiene en equilibrio gracias a sus cinco soportes. El artista creó cientos de obras monumentales a lo largo de su vida, y una parte integrante del proceso era crear maquetas a pequeña escala para verificar el aspecto y la estabilidad de sus esculturas, en esencia, dibujar en el metal.