Main content

Pablo Picasso (1881-1973)

Retrato de Olga en un sillón

Montrouge, primavera 1918

Óleo sobre lienzo, 130 x 88,8 cm

Musée national Picasso-Paris. Dación Pablo Picasso, 1979

© RMN-Grand Palais (Musée national Picasso-Paris)/Mathieu Rabeau

© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid, 2019

Leer Transcripción

Olga Khokhlova vivió junto a Pablo Picasso desde 1917 hasta 1935. De origen ucraniano, en 1911 emigró de Rusia, donde se había criado, para incorporarse a la compañía de los Ballets Rusos en París, y conoció a Picasso en Roma a finales de febrero de 1917. Modelo privilegiada del pintor desde el inicio de la relación sentimental, es la figura femenina más representada a finales de la década de los años diez y ocupa un lugar primordial a principios de la siguiente. Por este motivo, su presencia en la obra del pintor es estilística e iconográficamente diversa.

 

Retrato de Olga en un sillón, tomada como referencia de una fotografía también expuesta en esta sala, es uno de los primeros retratos que pintó Picasso de la joven, en Montrouge, donde la pareja acababa de instalarse. Mientras que la fotografía contrapone el delicado arabesco de la pose al desorden de las obras colgadas en la pared del estudio, el lienzo, con un fondo neutro, centra la atención en los atributos de la modelo. El personaje, en efecto, que aparece sobre un sillón cuyos bordados se representan con gran delicadeza (a modo de papel pintado decorativo), se recorta con enorme claridad sobre el fondo desnudo. El lienzo expresa atención a la vez que admiración del pintor ante una seductora presencia femenina.