Main content

El mar en l’Estaque, 1878–1879

Paul Cézanne (1839 - 1906)

Óleo sobre lienzo
73 x 92 cm
Musée national Picasso-Paris
© 2020. Foto Josse/Scala, Florencia

Leer Transcripción

Paul Cézanne fue un pintor francés postimpresionista, que ha acabado siendo considerado el padre de la pintura moderna. Sus retratos y paisajes, pintados de un modo que nadie antes había probado, establecieron las bases de la transición de la pintura entre la concepción artística decimonónica y el mundo artístico del siglo XX, un universo de individualidades, movimientos, grupos de artistas bohemios o contestatarios en el que se creó lo que hoy conocemos como arte abstracto.  Sin embargo, mientras vivió, Cézanne fue un pintor frecuentemente ignorado y solo apreciado por quienes creían en un futuro del arte renovador. Por ello acabó trabajando en el sur de Francia, propiciando el aislamiento del mundo del arte parisino, y desconfiando de los críticos de su generación.

 

Paul Cézanne, un pintor de pintores, fue decisivo para el desarrollo del Cubismo. Los artistas jóvenes que desde principios del siglo XX conocieron su obra y entendieron sus reflexiones intelectuales lo consideraron un referente, el paradigma de la modernidad. Pero, ¿qué era lo que hacía tan diferentes sus paisajes?

 

Por un lado, destacaba su manera de representar abandonando, especialmente en su obra última, la sensación de profundidad propia de la perspectiva renacentista o la intención de conseguir con el pincel formas sólidas sobre un fondo indefinido. Para plasmar las tres dimensiones, la perspectiva tradicional se apoyaba en la geometría: en el centro de los dibujos confluían las líneas rectas de la composición y sobre esos ejes se situaban los objetos, más pequeños cuanto más cerca de ese centro, que representaba el fondo. Los lienzos de Cézanne, por el contrario, se construían ofreciendo un espacio bidimensional, ordenado gracias a la combinación lenta y articulada de bloques de formas geométricas. Su segunda gran innovación es que cada color, a menudo manchas geometrizadas y vibrantes en sus contornos, expresa un reflejo concreto y variado de la luz en cada superficie.

 

Aunque parecieran lentos, estos pasos hacia la modernidad eran firmes. Poco tiempo después, alrededor de 1908, Pablo Picasso y George Braque generaron el cubismo partiendo de esta base: pintando la representación de un único objeto doméstico de forma simultánea desde diferentes ángulos. Para ello, aplicaron las enseñanzas de Cézanne, construyendo repertorios aparentemente sin armonía con figuras geométricas y prescindiendo de la perspectiva tradicional. El paisaje de Cézanne “La Mer á L’estaque” pintado entre 1878 y 1879, el cual perteneció a la colección personal de Pablo Picasso hasta su fallecimiento en 1973, supone, por sus características y su procedencia una de las obras de excepcional interés en esta parte de Genealogías.