Main content

Andy Warhol

Mao, 1972

Acrílico, óleo y serigrafía sobre lienzo. 208 x 162,5 cm

Josep Suñol, Barcelona

© Josep Suñol, Barcelona

© The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc./VEGAP, Málaga, 2018

Leer Transcripción

En 1972 tiene lugar un histórico encuentro en el contexto de la Guerra Fría: la visita del presidente Nixon a Mao Zedong, líder absoluto de la República Popular China. Warhol sigue con atención la cobertura mediática, se interesa por el líder comunista como figura legendaria y comienza a trabajar sobre él.

 

En la exposición se puede ver la variedad de formatos que utiliza Warhol en las representaciones de Mao, referencia a los grandes cartelones que se distribuían hasta en los rincones más remotos de la China Popular.

 

Fíjese en el tratamiento pictórico que da, con acrílico y óleo, a la serigrafía que le sirve como base. Son brochazos muy gestuales, trazos esbozados y rápidos. La paradoja que busca el artista es la de convertir al máximo propagador del comunismo en un producto de consumo para la economía capitalista. La serie de retratos de Mao marca un momento clave en la trayectoria empresarial del estudio de Warhol, que a partir de mediados de los setenta vende millares de estas representaciones de personajes célebres.