Main content

Andy Warhol

Lata de sopa Campbell (Turkey Noodle), 1962

Serigrafía sobre lienzo, 51 x 41 cm

The Sonnabend Collection Foundation. En depósito en Ca’

Pesaro, Venecia, inv. AW-0018

© The Sonnabend Collection Foundation y Antonio Homem

© The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc./VEGAP, Málaga, 2018

Leer Transcripción

Nos encontramos ante uno de los iconos indiscutibles del arte pop: la reproducción del diseño de las latas de sopa Campbell. ¿Por qué escogió Warhol un elemento tan casero, tan prosaico? En primer lugar, se trataba de una imagen reconocible que atestaba los supermercados de los Estados Unidos de posguerra y las despensas de millones de familias. Situadas una junto a otras, con la única distinción del sabor del producto que contienen, las diez serigrafías traen directamente a la sala la imagen de esos estantes repletos de un alimento al alcance de todos. Las sopas Campbell son un ejemplo del éxito temprano de ciertos productos procesados que anunciaban el triunfo de la sociedad de consumo, en la que la producción en serie se convierte en una forma rentable para el fabricante y cómoda y barata para los consumidores. Era por tanto una imagen en la que todo un país podía reconocerse y establecer vínculos con sus recuerdos cotidianos, con su entorno más próximo.

 

El propio Warhol recordaba cómo cada noche su madre le servía una sopa Campbell durante al menos veinte años. A ello se añade otro hecho biográfico importante: su padre trabajó en una cadena de montaje. Muy probablemente, esto le hiciera interesarse por la producción en serie y el fenómeno de la repetición, del que sin duda las sopas Campbell son uno de los mejores ejemplos.