Main content

Miquel Barceló (1957)

Jain

2019
Acuarela sobre papel
113,5 x 84,5 cm
Colección del artista
© Yoan Valat, 2019

Leer Transcripción

Desde la inauguración de su primera exposición individual en Mallorca en 1974, a la edad de 17 años, Barceló es protagonista de un largo viaje artístico por el mundo y por la historia del arte. Ciudades como Barcelona, París, Nueva York, Nápoles o Ginebra han acogidos sus talleres, y países como Marruecos, Japón, India o Tailandia le han servido como escenarios para imaginar los más diversos relatos pictóricos. En un estado de permanente nomadismo creativo parece alimentar su inspiración de la luz del horizonte, el polvo del desierto, los vientos marinos, las rugosidades de la tierra o el alma de las culturas vernaculares por donde pasa.   

 

Estas acuarelas han sido hechas en sus lugares favoritos de India y Tailandia, a donde regresa regularmente en los últimos años. Es el caso de esta vibrante y luminosa acuarela que título Jain, en la que se muestra una bailarina desnuda en un movimiento que recuerda los estilos clásicos de danza india, a la vez retrotrae a figuras de la estatuaria clásica del lugar. El personaje parece inmerso en un proceso de transformación fabulada de lo humano a lo vegetal con un cuerpo, de cuyas extremidades, cabeza y orificios surgen flores, hojas y ramas.  

 

Al respecto el artista ha expresado que desde hace algún tiempo le gusta ir a Tailandia con un montón de papel y cuadernos de dibujo. Durante uno de sus viajes a este país, ilustró Fausto de Goethe, y también la ya mencionada Transformación de Kafka. Este tipo de libro compuestos por un grupo amplio de obras, frecuentemente acuarelas, son para Barceló otra forma de pintar diferente a cuando lo hace sobre lienzo.