Main content

Pablo Picasso (1881-1973)

Figura (proyecto para un monumento a Guillaume Apollinaire)

Otoño 1928
Alambre y chapa de metal, 37,5 x 10 x 19,6 cm
Musée national Picasso-Paris. Dación Pablo Picasso, 1979. 
En depósito en Centre Pompidou, Musée national d'art moderne, Paris.
© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid, 2019

Leer Transcripción

En 1928, Picasso llevó a cabo una serie de maquetas para el monumento a su amigo, el poeta Guillaume Apollinaire, fallecido diez años antes. Este fue el segundo proyecto que presentó, tras un primer encargo fallido. Para su creación contó con el asesoramiento del escultor Julio González, amigo de juventud y maestro de la técnica del hierro.

 

Aunque esta propuesta también fue rechazada por la Sociedad de Amigos del poeta, la colaboración entre Picasso y González dio como resultado un intercambio de conocimientos que duró hasta 1931 y la creación de una serie de obras que revolucionarán la escultura del siglo XX.

 

De esta relación, Picasso adquirió la habilidad de tratar el hierro y utilizarlo para, “dibujar en el espacio”, frase que Julio González utilizó en una serie de notas que más adelante nombró Picasso sculpteur et les cathédrales.

 

Picasso estaba interesado en que el monumento a Apollinaire fuera una obra radical en todos los sentidos, como correspondía al poeta al que honraba, y muchas de sus reflexiones al respecto conducían a un nuevo tipo de escultura con un carácter claramente pictórico.

 

Tres años antes que Julio González hiciese referencias a su colaboración con Picasso, en 1929, los críticos usaron el término “dibujar en el espacio” para describir las esculturas de alambre de Calder. Alexander S.C. Rower, nieto del artista norteamericano, referencia dicho paralelismo:

 

Calder y Picasso compartían la misma inquietud por el vacío. Siempre quisieron plasmar la materia física así como la materia invisible, o antimateria en sus obras. Para Calder, el arte tiene lugar donde lo material se fusiona con lo inmaterial, ahí donde el metal de sus móviles corta el aire. Es una especie de danza. Mientras que para Picasso, todo comienza con el dibujo de líneas y puntos. Las líneas de tensión se interconectan con estos puntos de luz atrapando el vacío en un espacio definido. Esta idea surgió en los mapas celestes y llegó a su zenit en su gran Monumento a Apollinaire.