Main content

Miquel Barceló (1957)

Erecte

2018
Cerámica
166 x 40 x 37 cm
Colección particular
© Estudio Miquel Barceló, 2020

Leer Transcripción

Influyentes artistas en la historia del arte occidental del siglo XX, como Gauguin, Picasso, Fontana o Miró, encontraron en la práctica ancestral de la cerámica un campo de experimentación plástico que les permitía traspasar los límites impuestos por la superficie bidimensional del cuadro. 

 

Consciente de formar parte de una saga de pintores amantes del barro, con el paso del tiempo Barceló ha ido dando a esta técnica un lugar predominante en su trabajo. Sus primeras incursiones en el mundo  de la terracota tuvieron lugar en Mali, un estado sin litoral situado en África Occidental, a mediados los años noventa. Para el artista mallorquín, África es una casa y un taller donde  ha regresado regularmente hasta que las circunstancias  políticas lo han impedido. Mali  se convirtió desde entonces en un enclave de gran significado tanto para su vida como para su obra. En una tierra aparentemente inhóspita para la creación artística y en un ambiente cultural animista, el pintor comienza a utilizar el barro siguiendo la técnica local:  

 

Yo empecé en Mali haciendo cerámicas y empecé cogiendo la tierra. Una señora me enseñaba: “Aquí hay arcilla azul, aquí hay arcilla rojiza”. Empecé cogiendo con una pala, mezclando, picando… lo más elemental, sí, sí, realmente el ABC… ¿Después haciendo esos hornos que se hacen con paja porque no hay leña, sabes?  se hace con lo más… con paja de mijo y con algunas ramitas y con mierdas de, de… secas … de camello y de vaca. Eso es lo que se quema porque leña, no… hay muy poca y es cara. Y entonces mis primeras cerámicas las hice así. Debían ser a 400-500º… ahora, las que hacemos ahora, son mil y pico, a veces.... Con leña son 1100º pero claro, hay mucha diferencia. Pero bueno, me alegro porque fue como todo… es como haber empezado en el neolítico y haber llegado… ¿sabes?  Cuando trabajaba con alfareros locales era como estar en el XIX y haber llegado a la contemporaneidad atravesando … Es una buena metáfora de la pintura, ¿no?, que uno va para atrás y para adelante al mismo tiempo, ¿no? 

 

La zona de Mali, el pueblo de Arta en Mallorca, el taller en Angers en el sur de Francia, o Vietri en Nápoles donde durante varios meses concibió y realizó una de sus más impresionantes y ambiciosas obras públicas, el proyecto para la capilla de San Pedro de la catedral de Mallorca, o actualmente su propio estudio en la Teulera, en el interior de la isla balear, han servido para la búsqueda y hallazgo de nuevos procedimientos y formulaciones expresivas en terracota.