Main content

1906-1914 Cubismo: Cuerpos

La revolución cubista comenzó en 1907 con la brutal simplificación que llevó a cabo Picasso en las figuras de Las señoritas de Aviñón. En los dos años siguientes, condensó el cuerpo en curvas y lo dividió en facetas. En 1910-1912 se despidió de la anatomía convencional, transformando el cuerpo en un marco abierto de planos, conos y cilindros.

PICASSO: “Vi que ya estaba todo hecho. Era necesario romper para hacer la propia revolución y volver a empezar de cero. Me obligué a ir hacia el nuevo movimiento. El problema es cómo pasar, cómo soslayar el objeto y dar una expresión plástica al resultado”.

[Alexander Liberman, extraído de “Picasso”, Vogue. Nueva York, noviembre de 1956]

Leer más

En los primeros años del siglo XX, Picasso hizo un grupo de notables dibujos de figura. Los más antiguos datan de 1906 y comienzos de 1907, cuando tomó la decisión de desechar el lenguaje descriptivo del Renacimiento y sustituirlo por un estilo más “primitivo”. Les siguen otros de finales de 1907 y 1908, un período en el que Picasso hizo uso de un facetado geométrico. Los dibujos de 1910 documentan su revolucionario asalto al cuerpo, que desintegra en una suma de planos, conos y cilindros. En 1911-1912, la figura deshecha queda absorbida por el andamiaje de la “retícula”, la nueva estructura pictórica que han creado Picasso y Georges Braque, su socio en la invención del cubismo, para reemplazar la perspectiva renacentista. En 1912-1913, Picasso aclara el cubismo, reduciendo sus estructuras a unos pocos planos solapados y sustituyendo líneas rectas y ángulos por curvas.

La figura de Mademoiselle Léonie sería el punto de partida de una serie de dibujos y un lienzo realizados en el otoño de 1910. En Desnudo de mujer de pie (Mademoiselle Léonie) Picasso prescindió del dibujo previo a lápiz y ejecutó este estudio directamente en tinta sobre el papel. A lo largo de la serie persisten varios elementos clave: la nariz es un triángulo; el hombro de la izquierda es una forma grande semicircular, con una pequeña púa hacia arriba que podría representar la punta de un cuello, siendo el hombro derecho totalmente distinto. La cadera de la derecha se representa como un cono o cilindro abierto, hacia el que desciende el borde sombreado del torso. En 1910-1912 Picasso suele servirse de formas curvas semejantes para representar articulaciones anatómicas, el punto donde un miembro gira sobre su unión con otro. Finalmente, la figura, se recorta sobre un espacio vacío sin retícula.

Fuente: Texto de Pepe Karmel, Lenguaje corporal: la figura humana en dibujos de Picasso, 1906-1913. En Catálogo Diálogos con Picasso. Colección 2020-2023.