Main content

1911-1920 Cubismo: Bodegones

Entre 1908-1914, Picasso y Braque desarrollaron el cubismo. Caracterizado por representar de forma simultánea un mismo objeto desde diferentes ángulos, empleando figuras geométricas y prescindiendo de la perspectiva tradicional renacentista.

“Muchos piensan que el cubismo es un arte de transición, un experimento que traerá resultados posteriores, los que así lo creen no lo han comprendido. El cubismo no es semilla ni feto, sino un arte que trata fundamentalmente de las formas; y cuando se crea una forma, ésta adquiere vida propia”.

[Picasso. Poemas y declaraciones, 1944, p.31]

Leer más

"COPA, PERIÓDICO Y DADO": OBRA INVITADA EN LA COLECCIÓN DEL MUSEO PICASSO MÁLAGA HASTA 2022

La innovación planteada por el cubismo en torno a los modos alternativos de representación pictórica de los objetos tuvo su equivalente en la escultura. El cubismo propició un cuestionamiento radical de las reglas convencionales propias de las prácticas escultóricas. En el caso de Pablo Picasso, especialmente entre los años 1909 y 1914, dio lugar a proposiciones híbridas en las que lo pictórico potencia en la escultura su condición de imagen.

Un gesto esencial que constata esta ruptura con la normativa de la tradición escultórica está expresado en el tratamiento del volumen en Cabeza de Fernande(1) de 1909: el bronce en el que el volumen unitario se fragmenta y convierte en una secuencia de planos consecutivos. El resultado es novedoso en el modo de especular en las relaciones entre lo vacío y lo lleno, la vista frontal y la lateral, el plano y las tres dimensiones. En 1912 Picasso escribe a Georges Braque diciéndole que se encuentra “en el proceso de imaginar una guitarra”, refiriéndose a la construcción que de este objeto realizó con cartulina, cuerdas y cartones en Guitarra(2), 1912. Con ello se producía un fundamental nuevo hallazgo consistente en la incorporación al arte convencional de la escultura de materiales industriales, objetos manufacturados o reciclados y de ajenas técnicas artesanales. El resultado fue una nueva concepción revolucionaria de la escultura como un objeto construido a partir de varios elementos, no modelado o tallado. A los cambios en el tratamiento del volumen y en la técnica se añade la elección de sujetos comunes como pudieran ser instrumentos musicales, vasos, periódicos o botellas – nuevos motivos habituales en los ambientes de la bohemia que desplazan a los símbolos y valores escultóricos tradicionales.

Picasso con el método del collage, progresará explorando potencialidades de la escultura para construir formas experimentales a medio camino entre la pintura y la escultura. De 1914 datan una serie de cuadros-objeto o cuadros-relieve que incluyen la tercera dimensión gracias a que incorporan elementos físicos distorsionando las leyes ópticas de la perspectiva, entre ellasCopa, pipa, as de trébol y dado(3) y también otra Copa, periódico y dado(4) . La obra invitada Copa, periódico y dado expuesta ahora en el Museo Picasso Málaga se realizó convirtiendo una caja de cigarros puros en el espacio-marco, con trozos de hojalata recortada y sobrepintada que eran parte de una lata de leche en polvo - muy popular en la época y donde todavía puede leerse parte de la marca "Compagnie française du lait sec" – y trozos de madera para representar, construyéndolos parcialmente, una copa y un dado. Aquí el uso del pigmento y la combinación cromática potencian la percepción de una construcción “escultural” que opera asimismo como una imagen pictórica, subrayando el efecto de trampantojo que resalta o disminuye el relieve, acentuado por el trozo de lata que sobresale del marco.

En 1914 Picasso también realizó siete versiones diferenciadas de Copa de absenta, una escultura cubista singular, en cuanto a que se presenta como la síntesis de las obras de esta época ya que, aunque fue modelada en yeso y fundida en bronce siguiendo el sistema más tradicional, incorpora, a su vez, un objeto real, una cuchara, y mantiene la fragmentación cubista de los planos.

[Fuentes:
- BOZO, Dominique; [et al.]. Musée Picasso París: catálogo de las colecciones. Vol. I.
Barcelona: Polígrafa, 1985, nº. 245, pp. 129-133 y 141-142
- TEMKIN, Ann y Anne Umland (dirs.). Picasso Sculpture. [Cat. exp.: The Museum of Modern Art
(Nueva York), 2015–2016]. Nueva York: The Museum of Modern Art, 2015, pp. 78 y 90]