Main content

Círculo intelectual

Brassaï (1899 - 1984)

Henri Matisse con su modelo
París, 1939
Gelatina de plata, 39 × 42,8 × 0,5 cm
Inv. A. 278

Leer Transcripción

(Viernes, 20 de diciembre de 1946):

El otro día cené con Gilberte en la Coupole. Entre los comensales, luchando con los crustáceos y el marisco en aquel inmenso café-restaurante de Montparnasse, encontré a Henri Matisse. Excelente humor, tocado con su gorra a grandes cuadros, comía con buen apetito acompañado de la bella Lidia (…)

 

Subo esta tarde a su casa, en el número 132 del bulevar Montparnasse. ¡Dios sabe lo que conozco este edificio! Coincidencia: Gilberte vive en él. Desde su casa, la vista cae sobre el apartamento de Matisse y vemos, a veces, a Lidia colgar en largas cuerdas los temples recién hechos de Matisse. Toda la cocina está llena, a menudo, de esta extraña colada colgada con pinzas. La primera vez que subí al apartamento, hace unos diez años, fue para fotografiar a Matisse con sus pájaros, exóticos la mayor parte. Se divirtió entonces ofreciendo un conjunto de hebras de lana con los colores de su paleta a una pareja de “trabajadores” que, entre los barrotes de la jaula, le tejían con el pico pequeñas tapicerías “Matisse”.

La bella rusa nos hace entrar en la gran habitación donde en mi visita anterior, hace algunos meses, Matisse cortaba en la cama papeles de colores en forma de evocadoras figuras de Oceanía. A medida que iban naciendo, Lidia las pega en la pared.