Main content

Miquel Barceló (1957)

3er Tercio

2019
Técnica mixta sobre lienzo
285 x 235 cm
Colección particular
© Foto: Agustí Torres, 2020
© Miquel Barceló, VEGAP, Málaga, 2020

Leer Transcripción

Existe constancia de que la tauromaquia, o el arte de lidiar toros como hoy se conoce, nació en España en el siglo once, conociéndose ya celebraciones de festejos taurinos en el siglo trece en localidades como Ávila o Zamora. La corrida de toros despertó el interés en pintores como Goya, Manet, Fortuny, Picasso o Dalí por el poder visual del espectáculo y su profunda carga para  simbolizar la dualidad de la animalidad frente a la razón. Ésta forma parte en la obra de Barceló desde hace decadas y manifiesta su fascinación por la mitología y el simbolismo arcaico vinculados a esta excéntrica práctica cultural. 

 

Las denominadas “sopas” de pintura, cuadros en los que los ingredientes de ésta se convertían en remolinos visuales y acumulaciones de pasta,  caracterizaron su obra en los años ochenta del pasado siglo. Una década después derivan en las plazas de toros cuando Barceló retorna al color y a las elipses logradas a partir de vaciar el líquido o la pasta del centro hacia los extremos del lienzo.