Main content

Ficha de foto

PABLO PICASSO Y ROBERTO OTERO
EN EL SALÓN DE SU RESIDENCIA
DE NOTRE-DAME-DE-VIE 

Mougins, agosto 1966

Roberto Otero conoció a Picasso través del crítico Ricardo Baeza y del escritor José Bergamín, un acercamiento que se vio reforzado por el vínculo familiar que lo unía con Rafael Alberti.

Este estrecho contacto hizo posible la realización de un extenso archivo fotográfico, cercano a un gran álbum de familia y que constituye un testimonio excepcional de la cotidianidad del artista andaluz.