Main content

Y Fellini soñó con Picasso

13 Feb. 2018 13 Mayo. 2018

Una mañana de 1962, el célebre director italiano Federico Fellini (1920-1993) se levantó y describió un encuentro con Picasso en El libro de los sueños, cuadernos en los que -a modo de antología onírica- escribía y dibujaba sus ensoñaciones a petición de su psicoanalista, Ernst Bernhardt.

Entre noviembre de 1960 y agosto de 1990 Federico Fellini completó dos volúmenes con un extenso imaginario de personajes e imágenes, apareciendo Pablo Picasso representado en tres ocasiones: en aquel primer sueño de enero de 1962, Fellini y su esposa visitan la casa de Picasso, se reúnen en su cocina donde comparten una confortable escena de amistad. Cinco años más tarde, en 1967, vuelve a soñar con él y lo describe como un hermano mayor, un padre artístico. Finalmente, en 1980, Fellini cuenta su tercer y último sueño con Picasso, donde vuelve a hablarle como a un amigo y a un maestro.

El mundo de Federico Fellini llegará al Museo Picasso Málaga en una exposición de gabinete de la mano de la comisaria y doctora en Historia del arte Audrey Norcia, con una selección de dibujos, películas, fotografías y otros documentos del director italiano que, junto a pinturas, esculturas y dibujos de Pablo Picasso, para evidenciar sensibilidades y obsesiones comunes a ambos gigantes del siglo XX, abordando dilemas como la transgresión, la sexualidad, la exaltación de la vida, la exuberancia y la metamorfosis, a veces presentada de manera surrealista en situaciones singulares.

Durante toda su vida, Fellini tomó apuntes del mundo que le rodeaba a través de dibujos grotescos, a las que añadía algún comentario, y aunque durante su juventud se ganó la vida como ilustrador y caricaturista, el cine acabaría siendo su técnica de expresión artística. Fellini dirigió películas desde 1950 hasta 1990, si bien sus mayores éxitos como cineasta corresponden a los años 60 y primeros 70. Federico Fellini confesó alguna vez su anhelo de que el cine fuera a su manera una pintura, y de hecho sus películas están compuestas de episodios que sin duda pueden calificarse de pictóricos. 

Exposición organizada con la colaboración de la Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso para el Arte.