Main content

Más allá de la pintura.
Max Ernst en la Colección Würth

22 Sep. 2008 1 Mar. 2009

"Mis vagabundeos, mis desasosiegos, mi impaciencia, mis dudas, mis creencias, mis alucinaciones, mis accesos de cólera, mis rebeldías, mi negativa a someterme a cualquier disciplina, aunque fuera la ideada por mí mismo… No han creado un clima propicio a una obra sosegada y serena”. Max Ernst (Brühl, Colonia 1891-París 1976) reflexionaba así sobre su propio trabajo.

Era 1970, y el que había sido descrito por André Bretón como “la mente más magníficamente atormentada que pueda existir”, dejaba atrás toda una existencia dedicada al experimento continuo, a la búsqueda. Hoy su obra constituye una de las más significativas aportaciones al arte de su tiempo, especialmente al movimiento surrealista.

El Surrealismo, como el Dadaísmo anterior, fue la respuesta de una generación de artistas al culto a la razón de la sociedad occidental que, a su juicio, había desencadenado el horror de la Primera Guerra Mundial. Los surrealistas reivindicaron la importancia del inconsciente, la fantasía y los sueños como forma de alcanzar una verdad más profunda.

Leer más

Entre estos jóvenes artistas destacó Max Ernst, hijo de un profesor de sordos y artista aficionado, creció comprendiendo los mecanismos del mundo interior. La coincidencia del nacimiento de su hermana con la muerte de un pájaro que tenían como mascota, se convirtió en parte de su mitología personal, fuente de algunos de los temas que plasmó en su obra: criaturas mitad humanas mitad aves, alusiones a relaciones entre mujeres y bestias, y situaciones en las que lo morboso y lo erótico se confunden.

Más allá de la pintura. Max Ernst en la Colección Würth abrió en el Museo Picasso Málaga una ventana a este mundo insólito, fruto de la imaginación alucinada, exaltada y rebelde del artista, que invitó al espectador a vivir una experiencia situada entre la provocación, la reflexión y, en algunos casos, la resolución de un acertijo. Criaturas fantásticas y situaciones imposibles habitaron las 57 obras que reunió la exposición, entre pinturas, esculturas, dibujos, collages, grabados y, de un modo especial, libros ilustrados.

Como señala la máxima autoridad en su obra y amigo, Werner Spies, a Ernst se le deben algunos de los más espléndidos libros del pasado siglo. En su faceta de ilustrador, el artista puso en práctica algunos de sus más célebres experimentos técnicos, como collages, fotogramas y frottages (dibujos creados tras frotar carboncillo en el papel sobre una superficie de texturas sugerentes).

Con esta exposición dedicada a Max Ernst, el Museo Picasso Málaga continuó su labor de ahondar en las manifestaciones artísticas más destacadas de la primera mitad del siglo XX, en la que Pablo Picasso desarrolló la mayor parte de su trabajo. Entre éstas, se encontró el movimiento surrealista, del que Ernst fue uno de sus principales exponentes.

Las obras provenían de la Colección Würth (Künzelsau, Alemania), uno de los fondos privados más importantes de Europa.
 

Sobre la exposición

Max Ernst. Mi vagar. Mi desasosiego

Sala de Proyección
Este documental (Alemania, 1991) mostró imágenes y entrevistas con Max Ernst para ofrecer una personal y brillante visión de su propio trabajo.

La edad de oro

16 octubre 2008
Proyección de la célebre película de Luis Buñuel, obra maestra del Surrealismo.

Buñuel, Dalí y las bestias andaluzas

14 octubre 2008
Conferencia de Agustín Sánchez Vidal y proyección de la película Un perro andaluz.

Seminario

Octubre-noviembre 2008
Con la participación de Jürgen Pech, Fabrice Flahutez, Werner Spies, Tanja Wessolowski y Julia Drost.

Charlas en el Museo

Visitas guiadas a la exposición todos los jueves a las 18.00 h.

¡A recortar, pegar y raspar!

Diciembre 2008
Talleres en vacaciones para niños inspirados en la exposición.

www.nadiehavisto.com

Como complemento a la exposición, el Museo convocó un certamen nacional dirigido a jóvenes ilustradores y escritores de entre 14 y 30 años e inspirado en la obra de Max Ernst. Esta iniciativa estuvo destinada a acercar la obra del artista alemán a los jóvenes, que respondieron a la convocatoria con más de un centenar de obras presentadas a concurso.

Catálogo

Tríptico de la exposición